Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 25 septiembre 2012

Here comes the sun fue uno de los grandes éxitos de los Beatles compuesto por George Harrison (Liverpool 1943 – Los Ángeles 2001).

Cada canción compuesta por el músico tenía un éxito arrollador, situación que dio un poco de pelusilla a los siempre protagonistas Lennon y McCartney. Otras canciones que arrasaron de Harrison y que para mí son magníficas y me emocionan infinito son Something o While my guitar gently weeps.

Here comes the sun es una canción compuesta en 1969 e incluida en el disco Abbey Road.

Desde luego ese año no fue uno de los mejores para George Harrison. Fue detenido por posesión de marihuana, le quitaron las amígdalas y durante un período de tiempo salió de la banda. Estaba cansado de que Apple Records les tratase como a niños diciéndoles todo el rato lo que tenían que hacer y cómo tenían que componer. Alejándose un poco de todo eso y gracias a unos momentos que compartió con su amigo Eric Clapton, salió esta joya.

Here comes the sun es una canción llena de optimismo y una alegoría de la felicidad. Harrison habla sobre el final del largo y duro invierno inglés y la llegada de las sonrisas con el solecito primaveral. Desde luego hay algo más tras esa letra. Yo sobreentiendo que es como decir que el tiempo ha pasado y se ha llevado todos aquellos malos momentos; que por fin llega la claridad después de mucho tiempo caminando en la oscuridad. Así es la vida, un claro-oscuro y entre medias la gama de grises. Y el sol, que lo llevemos dentro.

Esta canción, junto a muchísimas otras de los Beatles, forma parte ineludible de mi adolescencia. Durante esa etapa,  mientras casi todo el mundo de mi edad escuchaba a las Spice Girls o a los Backstreet Boys, yo me deleitaba escuchando a la gran banda británica y a otros grupos y cantantes de los años 60 y 70. Mi amor por ellos me llevó casi a empapelar mi habitación con pósters y cuadros de diferentes tamaños que me regalaban o que me compraba yo. Uno de los cuadros que tenía era con esta foto.

Aquí os dejo con Here comes the sun… mariposas para el alma

Anuncios

Read Full Post »

El jardín secreto es un libro, es una película, es un restaurante especial en Madrid…

Frances Hodgson Burnett escribió en 1910 el libro El jardín secreto. El libro no salió completo hasta 1911, ya que se empezó a distribuir como por capítulos (me imagino que sería como las radionovelas famosas que empezaron a principios del siglo XX, esas que incluso llegaron a  escuchar nuestros padres, pero que con el tiempo se fueron perdiendo, ¡ay!, no sigo por aquí que todas estas cosas me ponen nostálgica).

La adaptación cinematográfica del libro llegó en 1993 en una coproducción británica y estadounidense.

La verdad es que yo descubrí primero la película y luego el libro. La película la he visto montones de veces, la primera vez era pequeña y me encantó tanto que después la he vuelto a ver ni sé las veces. Y el libro lo leí el año pasado. Claro, la sensación fue rara; no sé, se dice mucho que los libros son mejores que las adaptaciones al cine (y casi siempre he podido comprobar que así era), pero en este caso, quizá porque tenía la película y los personajes grabados a fuego en la cabeza, no me gustó tanto tanto la novela.

Ahí va el tráiler

En cuanto al restaurante, he de decir que es uno de mis rincones preferidos de Madrid para merendar. Yo no lo he sabido hasta hace poco, pero el restaurante está inspirado en el libro, de hecho al inicio de la carta hay un extracto de él.

Es un sitio mágico, aunque por fuera no lo parece, pero cuando entras es como sumergirte en un lugar de cuento. La decoración (increíblemente original) y la carta van cambiando pero siempre en el mismo estilo de ensueño. Los camareros son siempre los mismos, lo que te hace sentir como en casa.

Un sitio totalmente recomendable para los adictos al chocolate, ingrediente principal en casi todos los postres; postres que se deshacen en la boca.

Vosotros elegís vuestro jardín secreto…

Read Full Post »

La playa de Bolonia en Cádiz

Cuando llegué allí, lo primero que se me pasó por la cabeza fue: ¿este paraíso ha estado siempre aquí y no lo conocía?

Y fijaos que me habían hablado de las costas gaditanas y de su interior cientos de veces diciendo cosas maravillosas, pero por un motivo u otro nunca llegaba a ser el destino elegido en vacaciones.

Siempre me ha gustado mucho viajar y descubrir sitios nuevos, ya fuera en España o en el extranjero. He tenido la suerte de poder conocer lugares que realmente me han impactado y emocionado, como el Machu Pichu en Perú o la Isla de Mijayima en Japón, pero cuando estuve en Bolonia tuve una sensación más profunda aún; fue una sensación de paz y calma interior unido a una ilusión desbordante, no sé, es difícil de explicar…

La playa de Bolonia, con su arena clara y suave te acaricia los pies y cosquillea entre los dedos, sus dunas te incitan a tirarte por ellas rodando, el viento, siempre presente, marca su forma en la arena dejando huella, te despeina y te funde con el lugar, el mar transparente te anima a bañarte, a perderte bajo sus aguas…

El descubrimiento fue especial para mí, sin duda alguna. Quizá se juntaron una serie de cosas que me han hecho idealizarlo, como el momento de mi vida, que casi no hubiese gente, los arbustos y árboles unidos a la arena de la playa, el mar tan limpio y fresquito… tuve la sensación de que el tiempo se detenía, de que no existía nada más.

Bolonia, volveré.

Read Full Post »

Hace poco fui a ver a un cine de Callao en Madrid La felicidad nunca viene sola (Francia 2012). La peli es entretenida, una comedia romántica agradable, sin más calado que el de pasar un buen rato y salir con buen sabor de boca del cine (que no es poco).

La verdad es que la pareja protagonista formada por Sophie Marceau y Gad Elmaleh tiene chispa. La peli tiene bastantes puntos graciosos y con la música muy presente, algo que, por lo menos a mí, siempre me engancha.

Os dejo el trailer, a ver si os entran ganas de verla.

Bueno, pues a raíz de ir a ver esta película pensé, una vez más, en cómo me fascina ir a los cines míticos del centro de Madrid, tienen un encanto que no tienen el de los centros comerciales; esos centros comerciales que, ya sea dicho de paso, me recuerdan cada vez más a naves espaciales, enormes y llenos de luces de todo tipo.

Es cierto que esos cines nuevos nos ofrecen muchas más comodidades, como asientos más grandes y mejores, pantallas a la última, una inclinación del patio de butacas en la que no tienes que esquivar cabezas, baños enormes en los que la expresión ¡¡vaya cola!! no existe, etc.

Pero qué hay de los cines pequeños de toda la vida, con los acomodadores con linternita guiándote a tu sitio, una única taquillera en espacio reducido,  los carteles de las películas que se pintaban a mano o salir del cine de noche y poder tomarte cualquier cosa en sitios únicos (si se evitan las cadenas de restaurantes que todo lo inundan). Tengo la sensación de que hasta el olor de las palomitas es distinto.

En fin, supongo que a ratos me invade un poco la nostalgia al ver cines convertidos en tiendas de ropa y otras tantas cosas.

Buscando en la red he encontrado esta entrada del cine Benlliure (al que solía ir mucho de pequeña) de los años 60 SUBASTADA en internet.

Read Full Post »

Cada vez que escucho Yo quiero verte danzar de Franco Battiato me transporto a cuando tenía 4 años y mi padre ponía una y otra vez el disco Nómadas al que pertenece esta canción. Me visualizo bailando en el salón sin parar y enseguida una sonrisa se me dibuja en la cara.

No deja de fascinarme el poder que tiene la música, te puede hacer revivir momentos, recordarte a personas e incluso olores.

Franco Battiato nunca ha sido una persona ni un músico convencional. En sus comienzos experimentó con el rock progresivo y la música electrónica, más tarde, se fue introduciendo en la música concreta y el minimalismo, hasta que cuando firmó con EMI, su música se orientó hacia un estilo más pop. Sus letras están siempre impregnadas de temas filosóficos, religiosos y esotéricos.

El álbum Nómadas fue editado en español en 1987 y todas sus canciones hacen referencia o están inspiradas en culturas de diferentes partes de mundo.

Yo quiero verte danzar es una canción sencilla en su forma y contenido. La letra no tiene misterio (¡¡pero cómo se pega!!), ver bailar/danzar a una persona como lo pueden hacer otras personas en distintas partes del mundo,  como los zíngaros, los derviches o los bailarines búlgaros. Se entiende como algo imaginario, ya que en su estribillo dice Y gira todo entorno a la estancia mientras se danza, danza… como si la esencia de todas esas culturas estuviesen presentes pero a la vez fuera de lo que pueda rodear a la persona que él quier ver danzar.

El final de la canción siempre me sorprende, después de ese ritmo y melodía a cargo de teclados y violín que se repite de manera constante entre estribillos y estrofas, de repente,  acaba con un vals, transportándonos a Viena. Desde luego esta forma de acabar me resulta curiosa cuanto menos.

No me canso de escucharla…

Read Full Post »

Cuando uno de mis grupos preferidos saca nuevo disco lo suelo escuchar varias veces y de fondo. Poco a poco las canciones empiezan a llamar mi atención; letras que hacen poesía acompañadas por los acordes adecuados…

Qué hay entre Russian Red y Nick Drake fue lo que me pregunté cuando escuché la pista 10 del álbum Fuerteventura (Sony Music Entertainment, 2011) de la compositora y cantautora indie Russian Red (Lourdes Hernández).

Para aquellos que no lo sepáis, Nick Drake fue un cantautor inglés de música folk. Grabó tres discos sin mucho éxito en su momento. Las letras de sus canciones reflejan a menudo el tema de la depresión y el insomnio, algo que padecía y contra lo que luchó toda su vida. Su muerte prematura a los 26 años está rodeada de misterio. Como en tantas otras ocasiones con otros artistas no se supo si fue un accidente o un suicidio.

Pensé que no podía ser casualidad. Esa canción era un tributo directo hacia él y me reafirmé con esta frase:

“Every single night I´ll sleep in silent sights not to disturb your dreaming”

Cada noche dormiré en lugares silenciosos para no perturbar tu sueño

Y soñando os dejo con un tema del propio Nick Drake.

Read Full Post »