Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Uncategorized’ Category

Un texto de flujo de escritura consciente 

Unknown

Últimamente mi yo paranoico recibe demasiada información de la que alimentarse. Las noticias que me anima a leer le tienen bien gordo. Que si el Ébola por aquí, que si amenazas yihadistas, conflictos bélicos entre diferentes pueblos… Vamos, que está contentito. Me anima a que lea y vea más y más noticias, quiere datos, ¡qué malo es conmigo! Sabe que los datos son mi perdición, como buena obsesiva. El otro día leí una noticia en el diario Público (el preferido de mi yo oscuro) que decía que la Europol había alertado a los servicios de seguridad de los países europeos y a Estados Unidos ante una posible amenaza terrorista. Pero aún iba más allá. El atentado lo podría perpetrar un individuo en solitario que asaltara a un miembro de la seguridad, cogiera su arma de fuego y disparara INDISCRIMINADAMENTE a cualquier persona que pasara por el lugar… ¡¡SOCORROOOOOO!! Mi yo oscuro se puso muy contento al leer la noticia: los verbos en condicional le encantan y el azar también. Seguí leyendo, ya que mi ansiedad iba en crescendo y ya no podía parar, decían que en el fondo no tenían ninguna certeza de que pudiera pasar. ¿Cómo? ¿Tiran la piedra y esconden la mano? Aún peor, no era algo seguro, ¡ERA INCIERTO! Sentí a mi yo loco de contento, estaba eufórico. Cuando se sosegó un poco me recordó que dentro de unos días íbamos a coger el ave y me dijo en un tono maquiavélico que conozco muy bien que en el ave, cuando pasas el control policial, las personas no atraviesan un arco, como pasa en el aeropuerto ¡ALAAARMA! Es decir, que además de que un individuo (actuando en solitario, por supuesto) pudiera dispararme en cualquier lugar y en cualquier momento, ahora también iba a pensar en hombres bomba con cinturas llenos de explosivos alrededor del cuerpo. ¡¡JODER!! esto sí que es una auténtica putada. ¿Cuál es la probabilidad de morir en un acto terrorista? ¡Coño! ¡No lo sé! Esto es increíble, ni siquiera sé la probabilidad de que esto me ocurra y tampoco la posibilidad de que si ocurre pueda sobrevivir. El corazón me iba mil y empezaba a sudar a lo pollo. Siempre puedo consultar en Google para tener algunos datos más, el “voy a tener suerte” de los cojones seguro que lo sabe… Pero no, esto no puede ser, trato de irme a otra clase de pensamientos más positivos, pero noto como mi yo se resiste a abandonar el goce que le producen los otros. Casi lo logro, pero aparece una nueva noticia. Posibles casos de Ébola en España, ¡¡aaaaaaaaahhhhhh NOOOOO!! a mi yo sólo le hace falta hacer el triple salto mortal con tirabuzón final, está frotándose las manos y me susurra que él nota que hay ciertas fisuras en el sistema sanitario español y que la ministra de Sanidad no sabe hacer la O con un canuto. ¿Y si alguien nos tose cerca y me salta una micro gota de saliva imperceptible al ojo humano, me toco con la mano y luego el ojo o la boca? “Es muy fácil”, me dice él, “el Ébola se contagia a través del contacto de los fluidos”. ¡Malditos datos! ¡Madre mía! Me puedo morir por Ébola, de hecho podría estar incubándolo ahora mismo. “No es complicado”, me dice mi yo oscuro, “el otro día estuviste en Tarifa donde llegan muchas personas de África, quién sabe quién podría estar infectado y a quién toco, seguramente tú hayas tocado a alguien que ya estaba infectado sin saberlo” ¡DIOOOSSSS! ¿A cuántas personas he tocado desde entonces? ¿He contribuido a distribuir el virus? ¿Estamos al borde de una pandemia? Mi amiguito se ríe, cómo le odio, se alimenta de mi angustia. Quiere que vea más noticias, se rompe el alto el fuego en la franja de Gaza, desaparece un avión, cada vez más paro, asesinatos y violaciones… Estoy fuera de mí con los ojos en órbita, una gota de sudor me cae por la frente y el pecho me va a estallar. Eso es lo que él quiere, que tenga miedo para que él no desaparezca, se siente fuerte en esos momentos, aunque sabe que con un clic puede desaparecer. Me pongo a escribir el texto que ya va a terminar, y el ansia se torna risa, me libera de su opresión magnética, pierde poco a poco el control sobre mí, al menos por un tiempo, hasta que desaparece como si nunca hubiera vivido en mí mi yo paranoico.

Read Full Post »

No me puedo imaginar un año sin que Woody Allen estrene película. Y es que este hombre de 78 años es imparable, con cuatro premios Oscar en su estantería, sigue tan activo como el que más y derrochando creatividad en cada proyecto que emprende.

385309_271613176298625_842179670_n

Después de rodar sus últimas películas en territorio europeo, regresa a Estados Unidos para grabar escenas en su tan frecuente Nueva York, además de en San Francisco. Blue Jasmine es la película de Woody Allen de 2013.

Woody Allen cuenta de manera magistral el pasado y presente de Jasmine, interpretada por Cate Blanchett. Un pasado marcado por la opulencia que comienza cuando se casa con un atractivo hombre de negocios, Hal (Alec Baldwin); una vida en Park Avenue, viajes de lo más pijo, cenas benéficas, joyas, inversiones astronómicas de dinero y de paso, también, cuernos ” a punta pala”  por parte del marido y la pose de mujer ingenua de Jasmine en todo lo concerniente a las actividades de su marido, tanto sexuales como económicas. Y el presente en San Francisco, donde, acogida por su hermana (ni rica, ni pija, ni snob), tratará de hacer una nueva vida después de que explotara su nube dorada, ¿podrá Jasmine quitarse sus anillos de oro y diamantes y trabajar de verdad?.  Ambas historias se entremezclan, explicándose la una a la otra.

Las actuaciones de Cate Blanchett y de Sally Hawkins (la hermana) son absolutamente geniales. Papeles totalmente opuestos y clavados en su interpretación. Es una peli genial en la que el argumento y la manera de desarrollarlo te absorbe totalmente.

A lo largo de toda la historia se hace referencia a una canción, Blue Moon; os dejo un enlace a la versión de Frank Sinatra.

Woody Allen da para mucho, pincha aquí para leer una estupenda reseña de la peli por Rubén Díaz Caviedes para YotDown. [Aviso al lector: si quieres descubrir tú solito la peli, léelo después de verla]

Con mi admirado Woody Allen me despido del 2013.

Read Full Post »